viernes, 1 de octubre de 2010

4º NÚMERO DE LA REVISTA LITERARIA NEVANDO EN LA GUINEA


4º NÚMERO DE LA REVISTA

4º NÚMERO DE LA REVISTA LITERARIA
MENSUAL DIGITAL
NEVANDO EN LA GUINEA
48ºNúmero de la 2ª Etapa/01-10-2010



EDITORIAL XLVIII
Disidencias y Memoria Histórica

Este verano vimos morir dos personas profundamente vinculadas a la historia de España, con visiones diferentes, sin duda, del mundo. A mediados de Agosto moría Carlos Hugo de Borbón y Parma, pretendiente a la Corona española por la línea carlista, y a principios de septiembre fallecía Wilebaldo Solano, que fue durante la República secretario general de las Juventudes Comunistas Ibéricas y después del Partido Obrero de Unificación Marxista, POUM, en el exilio.
A la coincidencia de las fechas, se une que Carlos Hugo de Borbón y Parma y Wilebaldo Solano pertenecían a corrientes disidentes de ambos bandos enfrentados en la Guerra (in)civil.
El Carlismo, que apoyó en un principio el alzamiento del Ejército, pronto comenzó a disentir de Franco y de su régimen, del mismo modo que algunos falangistas se distanciaron del mismo, como el poeta Ridruejo. La mayoría del Carlismo, con su pretendiente a la cabeza, defendió la democracia, la pluralidad cultural y lingüística del país y una política social que no era ni de lejos la que se aplicaba en la autárquica España. Muchos carlistas sufrieron las consecuencias de esta disidencia en forma de una represión feroz.
Por su parte, el POUM formó parte de esa disidencia comunista que ya en los años treinta se distanció de la URSS y criticó el sistema represivo del aparato del Estado Soviético, acusando a Stalin de estar supeditando el movimiento comunista internacional a su propio liderazgo y a los intereses de Moscú, no siempre coincidentes con los intereses del proletariado mundial. Ello le llevó a ser el blanco de los odios del estalinismo. Al comenzar la Guerra Civil y producirse la Revolución en gran parte de Cataluña, Valencia y Aragón, principalmente, con un sinfín de colectivizaciones, el POUM se unió a la CNT en la defensa de las conquistas sociales revolucionarias. En Mayo del 37, el gobierno republicano, auspiciado por el PCE-PSUC y por el GPU soviético, prohibió el POUM y detuvo a sus dirigentes, entre ellos a Andreu Nin, que desapareció y fue asesinado en Alcalá de Henares.
Se da la coincidencia de que Wilebaldo Solano, en ese momento periodista en un periódico colectivizado de Barcelona, salvó la vida porque unos trabajadores de la imprenta, de filiación carlista, le avisaron de que andaban buscándole.
Por otro lado, el pasado 27 de Septiembre se conmemoraba el 35 aniversario de los últimos fusilamientos del franquismo. Se aplicó la pena de muerte a tres militantes del FRAP, una organización marxista-leninista a la izquierda del PCE, y dos militantes de la organización vasca ETA.
Nos llama la atención que apenas haya habido eco de las dos muertes citadas y del aniversario mencionado. Apenas unos artículos en la prensa generalista han recogido brevemente la biografía de las dos personalidades fallecidas, en un momento en que la Memoria Histórica y una pretendida voluntad de recuperar y asumir el pasado están en el centro del debate político, histórico y cultural de España. Nos resulta evidente que, con independencia de la opinión que tengamos tanto del Carlismo como del Comunismo crítico que representó el POUM, no nos podemos desentendernos de ambas corrientes. El Carlismo fue importante a lo largo del siglo XIX y de buena parte del XX, ahí están algunas de las novelas de Pío Baroja ambientadas en las guerras carlistas para corroborarlo, mientras que el POUM, aun cuando corriente política minoritaria, no por ello estuvo carente de peso en su visión de la realidad. No podemos olvidar tampoco la enorme importancia que tuvo Andreu Nin en su vertiente de traductor al español y al catalán de numerosos escritores rusos y que el escritor británico Georges Orwell luchó en las filas de este partido durante la contienda española, tal como lo reflejó en su libro «Homenaje a Cataluña», lo que nos chirría todavía más dicho olvido.
Es a todas luces decepcionante contemplar este silencio, aún más todavía cuando ni el Carlismo ni el POUM o la corriente que representó son hoy fuerzas políticas que influyan lo más mínimo. El carlismo es apenas una fuerza política marginal, organizada en pequeños grupos enfrentados entre sí. La herencia del POUM, por su parte, se lo dividen grupos de extrema izquierda de filiación trotskista o marxista disidente. Pero fueron importantes en su momento, lo que hace el olvido injusto, además de interesado. Da la impresión de que ambas corrientes tocan lo más vergonzante en la conciencia de las ortodoxias correspondientes. Parece que prima la voluntad de pasar de puntillas por esa historia oculta porque plantean un enorme dilema tanto al Estado como a la izquierda oficial, el de tener que reconocer o no una interpretación de la historia interesada y parcial. Por lo demás, muchas veces la realidad no se puede limitar a análisis simplistas, ya que la realidad tiene vertientes múltiples, no es ni blanca ni negra, admite múltiples gamas, aunque no por ello pretendemos relativizar las cosas. Creemos por último que se está perdiendo una buena ocasión de acercarse a la historia, de recuperarla en toda su amplitud, sin cortapisas ni intereses partidistas, que es lo que, nos tememos, prima en última instancia en el debate de la Memoria Histórica española.



*****************************************



GIRLS JUST WANT TO HAVE FUN

Te veo con jeans y calentadores rojos,

Te veo con zapatillas blancas y sueños azules,

Te veo con el pelo encrespado, Te veo y suspiro,

Te veo intentando subir de un salto

a la guardilla para encontrarte ya mujer,

Te veo escuchando junto a tu hermana

a Cyndi Lauper, a Donna Summer, a Tina Turner,

a Lionel Richie, en una cadena musical,

Te veo triste en tu soledad, Te veo y siento pena,

Te veo con tu gris melancolía en un cuarto

replegando la tarde de domingo, tarde que parece noche,

noche que llega tarde, tarde oscura como nunca,

Te veo uniendo sorpresas en cada beso,

en cada sensación, en cada rincón de sombra,

Te veo y siento por ti pena,

o quizá la sienta por mí, no lo sé, tal vez

quisiera retomar tu cordura e irte a ver,

irte a visitar huérfana de patrias y de amigas divertidas,

quisiera visitarte oculto e invisible

en el escondite imaginado de tu adolescencia,

a lo mejor peco de presuntuoso o especulativo,

pero sé que allí estabas esa tarde,

tarde nublosa en la que me llamabas

sin darte cuenta, tarde oscura en soledad,

tarde en la que sentiste este momento futuro,

tarde en la que presentiste una luz apagada

en la nostalgia de esa tarde que amenazaba a lluvia.

En aquellos años soñé esta tarde y eras tú,

Tú eras la niña solitaria dando sombra a las hormigas,

dando sombra a los sueños de sol adolescente

que me susurraban tu nombre de estatua griega,

tu nombre parco y único, tu nombre de sal y bronce,

como los sueños que anuncian una unión.



Por Cecilio Olivero Muñoz



**********************************************

La pistola



Qué pasada, exclamó, parece de verdad. Claro que nunca había visto una pistola de verdad para poderla cotejar con la que tenía entre las manos. Incluso pesa, añadió y apuntó a su amigo que reía a carcajadas sin saber muy bien qué le hacía tanta gracia y que de pronto le dijo: vamos a atracar un banco, y siguió riendo, como si acabara de soltar la chirigota más ocurrente. Vamos, lanzó con forzada bravura el pistolero, y luego preguntó al vendedor del puesto, que se mostraba completamente indiferente a la guasa de ambos, cuánto costaba el arma. Ocho euros, le respondió apático, como si en el fondo le diera igual vender o no vender el juguete a ese par de insustanciales que parecían tomarse la vida y sus cosas a cachondeo. Tome. Siguieron andando por el paseo marítimo, él con la pistola de plástico apuntando a diestro y siniestro sin que nadie se mostrara asustado o cuanto menos sorprendido. Allí nadie tomaba en serio a nadie, menos a dos jóvenes que se tiraban por el suelo de tanto empujarse, reír y gritar.

Es nuestra última noche, exclamaron casi al unísono, como si de pronto se dieran cuenta de que se acababan sus vacaciones y que partían al día siguiente, vuelta a su rutina de extrarradio y aburrimiento. Hay que pasarlo bien, dijo el de la pistola, mientras la guardaba en el cinto del pantalón, por debajo de la camisa. Cojamos una buena. Fueron a la zona de bares. Eran varias calles repletas de tascas, pubs, tabernas, cervecerías y locales musicales, de gente en vacaciones con ganas de pasarlo bien y chicas bonitas. Olvidaron la pistola hasta que la volvieron a encontrar al día siguiente entre sus ropas tiradas por el suelo. La pistola, dijo quien la compró el día antes y sonrió. La volvió a introducir entre el pantalón y su cuerpo, por debajo de la camisa.

Apenas dijeron nada mientras colocaban las cosas en el coche, se subían a él y arrancaban. Salieron del pueblo costero dirección norte. ¿Comemos en Barcelona? Comemos en Barcelona.

Tardarían poco más de una hora. Estaban algo resacosos, pero sobre todo tristes porque habían terminado las vacaciones y volvían a la rutina de los trabajos mal pagados, de las oficinas de empleo, de los apuros de dinero, del día a día con familias que les miraban algo mal, no os esforzáis, no buscáis nada estable, perdéis el tiempo, y su mala conciencia que adormecían con fiestas, alcohol y de tanto en tanto vacaciones baratas en la costa mediterránea.

La mayor cantidad de coches les indicó que estaban cerca de la ciudad. Veían fábricas, tinglados, edificios, casas, más y más bloques. La ciudad. Entraron por una avenida cuyo nombre no conocían. Vieron el centro comercial. Entramos allí, dijo el conductor. El de la pistola sólo soltó un gruñido a modo de aceptación. Bajaron al parking que estaba especialmente oscuro. Buen lugar para un atraco, exclamó el de la pistola y la sacó de su escondite. El conductor, ágil, colocó el coche entre dos vehículos y paró el motor. A comer, dijo. Salieron del coche. El de la pistola la sujetaba con fuerza. Apuntaba a cualquier lado y hacía como que disparaba. Vio llegar a tres personas. Cuando las tuvo delante alzó el brazo derecho y los encañonó.

Fue visto y no visto. Los tres hombres desaparecieron entre los coches. Qué susto, bromeó el de la pistola y soltó un insulto soez. Su amigo se rió, aunque no llegó a soltar una carcajada, ni tuvo tiempo. Se quedó helado al sentir en su nuca un roce metálico. Policía gritó alguien a su espalda. Luego escuchó otra voz. Tira el arma. De reojo contempló a su colega. Mantenía la pistola en la mano derecha y el brazo estirado hacia delante, como si se hubiera quedado inmóvil. Qué mala suerte, se dijo, cientos de personas allá arriba y la broma se la hacían a unos polis de paisano. Tírala, idiota, tírala. Pero no le hacía caso, seguía quieto, como si no supiera qué hacer, como si no comprendiese algo tan concreto y simple. Ti-ra-la. Fácil, pensó el amigo, se trataba de abrir la palma de la mano y que la pistola cayera al suelo, eso era todo, le resultaba acaso tan complicado, se preguntó. Resonó otra voz, tira el arma ya, y parecía hablar muy en serio, no daba lugar a dudas, tírala idiota, tírala, y el amigo del falso pistolero no recordaría si lo llegó a repetir, pero sí que su amigo se dio la vuelta sin dejar la pistola, sin bajar el brazo, sin hacer caso a lo que era obvio, tírala, idiota, tírala, y sonó un disparo y sólo recordó que vio cómo del mismo hombro derecho del que salía el brazo enhiesto brotó sangre, mucha, sangre a borbotones, y un gesto de dolor desdibujó por completo el rostro de su compañero de fatigas.



Juan A. Herrero Díez



*********************************************





Manos

Por Patricio Rascón



1



Tras apartar sus ojos del periódico

Me dice Guillermo

Uno de tantos empleados que acuden por las mañanas a tomar café

Al bar de la estación

¿Qué habría ocurrido si Franco no hubiese actuado,

si hubiese dejado que gobernasen los comunistas*?

Y yo respondo con una de esas frases neutras

Que he aprendido a esgrimir cuando quiero salir del paso

Sin presentar batalla



Minutos más tarde

Mientras me debato aún entre si mi respuesta fue pragmática o cobarde

Asociando ideas

Rememoro una escena difusa

Que durante muchos años estuvo oscilando

En la retina de mi memoria

Y oigo la voz de mi tío que me confiesa

Tú tendrías tres o cuatro años, tu padre puso tu mano

sobre el tubo de escape de su moto, aún caliente,

y dijo:

Para que no te arrimes y te quemes.



2



De pequeña

Allá por la década de los 70

Noni iba a un colegio de monjas



Como era zurda

Las hermanas le ataban esa mano

A la trincha del mandil

Con el lazo de su coleta

Para que escribiera con la diestra



Cuando yo la conocí

En el 80

Padecía disgrafía y era ambidextra



La primera vez que caminamos de la mano

Me tendió la izquierda



****************************************

POEMAS-HOMENAJE AL LIBRO
DE ELOY FERNÁNDEZ PORTA
€®O$-La superproducción de los afectos
Anagrama, 2010
Ganador del XXXVIII premio Anagrama de ensayo

Por Cecilio Olivero Muñoz

GENEROSIDAD Y CACHARRERÍA

Traen regalos, traen paños de cocina,

traen utensilios de menaje, traen vasos,

traen fuentes, cuencos y ensaladeras,

tazas de café y jarras de cristal,

traen adornos, centros de mesa,

cacharros y prácticos inventos,

traen recipientes, mantelerías,

multiusos e inutilidades,

mini-estatuas de cerámica,

artefactos para el hogar

y productos de limpieza,

traen vajillas, sartenes y ollas,

generosas adquisiciones

de miscelánea doméstica,

traen y traen cosas innecesarias,

cosas que van llenando la casa

y a la hora de mudarse

se tornan románticas inutilidades

que molestan más de lo que sirven,

debería estar súper-agradecido,

debería estar contento

por tanta generosidad,

creo que son socios

de selectos Todos a Euro,

pero pienso, repienso, requetepienso:

que traigan dinero, billetes,

monedas de Euro a manos llenas,

que traigan regalos de esa utilidad,

detalles y más detalles,

obsequios y más obsequios,

regalos de total uso práctico,

capital para apaliar nuestro tedio,

con eso nos harían felices de verdad

y no nos tiraríamos los trastos

que nos traen a la cabeza.



***

RUPTURA A LA CASH-CONVERTERS

Para vengarme de esta ruptura, de tu desamor

y tu desprecio punzante, de tus desaires,

de tus insultos y tus provocaciones, para vengarme

de la soledad a la cual me has condenado,

para sodomizarte como a una puta,

para contradecirte como a una loca,

para desacreditarte como a una borracha,

para hacerte el corazón añicos,

para jugar con tu verdad cambiante,

para reírme en tu cara de idiota

he venido al Cash-converters más cercano.

He vendido tus regalos embusteros

y tus obsequios secos de cualquier cariño,

tus recuerdos cargados de veneno,

tus oportunismos plagados de doble sentido,

he vendido los regalos de Navidad,

los de San Valentín, los de mis cumpleaños

y nuestros aniversarios que me enllagaban el olvido,

les he dado una patada por cuatro perras.

Cuatro perras que me vendrán bien

para sentirme del todo vengado y cobrado.

He vendido nuestro anillo de prometidos,

tus Cd’s escogidos con cariño,

tus libros regalados por Sant Jordi,

he vendido mis caprichos frente tu nula aprobación,

mientras los vendía, me reía de tu cara de sorpresa,

me reía y gozaba por ello,

me imaginaba ver brillar tus lágrimas en la oscuridad,

carcajeaba de gusto al ver

tus regalos irse de mi dominio de dueño vengado,

veía irse en su derrota lo que me perteneció,

fui dueño de tus momentos de dicha,

de tu felicidad en mi regazo de resplandores,

gozo viéndote llorar por lo que fue tuyo.

Y ahora, precisamente ahora,

precisamente ahora que el dinero me gasté

el que llora soy yo, y solo yo.

Me dieron una mierda por tus objetos vendidos,

me los gasté fugazmente

en drogas y borracheras sin alma,

me los gasté en putas con sumo interés,

interés que tú no tenías. Interés por mi dinero efímero.

Te eché de menos a ti y a tus obsequios.

Siento que ya no te tengo;

que todo lo que tenía tuyo de mí se ha marchado,

me siento vacío.

Quise recuperarlos pero fue tarde ya.

Otro los había comprado

y ahora eran a él a quien pertenecían.

Vengarse de los demás es hacerlo de ti mismo.

A la hoguera los recuerdos

y los huecos sin tu presencia.

Me cago en el amor materialista.



***

EL AMOR VALE PASTA

Amantes a la carta para casados aburridos,

Prostitutas de lujo que prometen la dulzura,

Venta de objetos en cash-converters tras una ruptura,

unos dicen así olvidar, otros solo tratan de eludir la basura,

Sodomía fiada y sweet love con Mastercard,

Agencias Matrimoniales ofrecen rusas a precio de saldo,

El amor por interés ya no se finge de cara a la galería,

Chats hacia el vacío, Nube de Tags calentitos,

Megabytes que pululan otros hemisferios,

Oxigenadas madames y gentlemans de pelo chuzo

se han vuelto empresarios de Tupper-sex a domicilio

y/o seudo-parques temáticos del placer inmediato.

Compañías low-cost se apuntan

a las relaciones humanas. Homosexuales buscan

la seda morada del amor eterno sin previo aviso.

La poesía amorosa se ha edulcorado

como un dime y direte casposo

que gusta a las ancianas aburridas y a las marujas.

Se ha democratizado el corazón latino.

La Banda magnética arrastra el satén por los veladores,

Improvisados regalos para San Valentín

rojos de terco empache, brillantes en su repetición,

se amontonan en la sección de devoluciones.

El Corte Inglés reinventa la semana de ella,

la de él, es otra campaña salvaje ofrecida

a los nuevos peleles del siglo que llaman

al cero-dieciseis para burlarse de la teleoperadora.

Los gigolós existen, los inventó Mercadona,

La industria del amor también existe,

son aquellos socialdemócratas en paro

que imaginan un mundo encoñadísimo.

En los bares sirven la fruta de la pasión,

es visceral, es morbosa, carece de amor propio,

y le late el corazón 24 veces por segundo.

Se ponen de moda exóticos paletos horteras

que van de Adonis engominados

cantando hits de medio pelo por Lloret de Mar,

les hacen la competencia a los italianos de antaño,

si, aquellos, aquellos que nos quitaban las novias.

Bandadas de melómanos incordian a las musas,

les piden incompasivos derechos de autor,

trabajan para la SGAE y son todos cocainómanos.

Plagio de proxenetas negreros y explotadores,

Arcadas dan las princesas contra sus sapos verdes,

En ellas existe la noche solo los fines de semana,

Príncipes rosas musculosos con pajarita y torso desnudo

sirven a cuarentonas un nuevo amor como volcán.

Ahora está de moda el sexo idiota por web cam,

Ahora está de moda que lagartas y lagarteranas

den el coñazo de su vida por un ciber-poema erótico

que provoca jaqueca y sentimiento de culpabilidad.

Puteros que pagan por hablar un rato en la cama,

Viejos verdes que quieren amor solo por un día,

Perritos falderos financiados con un crédito personal

ladran celosos cuando se acercan los novios recién duchados,

Soledad amputada con amplios vacíos al dorso

de las postales,

insatisfacción anudada al hilo de lo nunca visto,

frikis que se conocen al dedillo

lluvias artificiales, meandros y meapilas,

y el aeropuerto escupe turistas de la homosexualidad,

infraestructura demasiado oportunista y cutre.

Fermentados besos entre climas tropicales,

Paquete turístico donde se turnan los escaparates,

Sicodélicos tugurios y bosquimanos del viagra,

Vouayers miran la revolución sexual por los coches

en las áreas de servicio de las autopistas.

Negocio del amor en dosis de principiante,

Absurdo invento con el que nos duermen la moral,

Caricias mágicas, argucias y artimañas,

Florilegio y atadura, cortejo para cretinos,

Seductoras cifras, oropel en los embudos.

Aunque acabes siendo yonqui del amor edulcorado

que vaga las calles

nunca estarás preparado para tanta mentira.

Interés mediocre y primario, germen del capitalismo,

¿Para qué tanto interés y sentimiento de mercadillo?

No hay nadie más sabio que un divorciado.



*********************************************

SELECCIÓN DE POEMAS
POR CECILIO OLIVERO MUÑOZ

EL PENSIONISTA

Ser pensionista con treinta y seis años es el colmo.

Aunque hay peores cosas.

Lo que más me gusta de mi ociosa vida

es que me puedo dedicar a la lectura/escritura.

Lo que no, la gente me lo dirá.

Me gustan más los días laborables

que los días festivos. Claro, como yo no trabajo…

me gustan los días laborables

porque están todos los comercios abiertos,

la gente anda por las calles deprisa,

pero sobretodo,

porque me auto-respondo a una duda,

a la duda cruel que atestigua mi propia soledad.

Soy dos hombres y no me mortifico por ello.

Pues, no soy ni el primero ni el último.

Es como sacar a dos gemelos traviesos a pasear.





***



METÁFORA SONORA

Un fino chorro de agua salpica

en el asfalto, continuidad sonante;

su sonido parece un rastrojo

de paja de trigo ardiendo,

o un bosque en llamas;

cruje y se consume la paja,

arde el bosque enajenadamente,

y no hay un fino chorro de agua

que calme ese incendio.



***

A LOS POETAS CATALANES

Si los poetas catalanes

escribieran con la misma lengua que yo hablo,

esos poetas, tan grandes como ocultos,

tan buenos como desconocidos,

si plasmaran la lengua de mis ancestros,

si tuvieran el acento de un sur intacto,

serían reyes de cualquier parnaso,

serían coronados con finos laureles,

serían musicados por el viento,

serían inventados para la vida,

serían los guardianes de otros mitos,

serían los amos de las perlas,

ensalzarían las risas de las mujeres,

anudarían la palabra al mismo cielo.

Si los poetas catalanes

hablaran como la égloga del barrancal,

con la metáfora castiza al lomo,

con la eñe sentada en sus soportales,

con el dejo de un viejo fandango,

serían poetas universales

que por ende y allende cantaran

sus poemas tan sublimes como subliminales,

serían bardos con pica tan simple

y estandarte tan parco y concreto,

que siglos de oro plagaran

con viento del este hacia adentro.



********************************************

*********************************